Publicado el Deja un comentario

EL FINAL DEL AFFAIRE

“Rosa hombre”, mi opinión sobre “El final de Affaire”, considera la mejor obra de Graham Greene.

Magníficamente escrita, cuidando el detalle de forma que los párrafos dan información que podría ocupar capítulos. Escenas descritas para el cine, para la imaginación. Un texto tan visual como su portada. Tragedia emocional en una ciudad, Londres, azotada por la Segunda Guerra Mundial. Ética y técnica conmovedora y revolucionaria que ochenta años después recibe el golpe inesperado del marketing para traducir la calidad en bestseller.

Me debió faltar la conciencia de siglo porque para mí esta no es la novela del siglo XX. Es justo y necesario que justifique mi opinión (humilde y piadosa). Soy lectora del siglo XXI, mujer del siglo XXI y principalmente “lectora, con a”. Creo que hay otras novelas que merecen este calificativo, aunque tampoco contradigo que esta lo merezca. Me falta criterio, medido en formación profesional y horas de lectura, para afirmar una u otra cosa con contundencia.

Tras leer “El final de affaire” tengo la impresión de que la distancia entre esta novela y muchas otras es el género. No el de la  novela, ni el mío, sino el del Señor Grenne. También el género de las docenas de novelas románticas escritas por mujeres durante este siglo. Han pasado casi 72 horas desde la reunión del Club de lectura y nada ha cambiado.

 “Amor , odio, locura, indiferencia, maneras de expresar el  amor , y creer o no creer he ahí la cuestión.” Sonia Hinojosa.

Y es que esta es una novela escrita para hombres y por un hombre. La simplicidad de los emociones reduciendo los sentimientos al amor y el odio. La pasión y la rabia. El sacrificio femenino (frete a la levitación rabiosa masculina) y la aparición de la fe como un quit de salvación emocional que ahuyenta la culpa de las que puedan estar sometidas al juicio patriarcal y la ejecución femenina. Los celos como la interpretación racional a la inferioridad del sexo “fuerte”: como puede amarme a mí puede amar a muchos otros, como me vuelve loco a mí los vuelve a ellos, es su embrujo. Tomadme en cuenta que estas frases no son literales. Habrá quien discrepe. Y puedo darme cuenta, al leerme, que son estos valores los que la convierten en una novela única, irreverente e irrepetible.

“Revisión del ser masculino con todas sus luces y sombras a principios del siglo xx y comparación con la visión femenina de una mujer en el siglo xx.” Mariluz.

Estos factores hacen que el 20% de esta historia esté en mi mente y el otro 80 en mi mano. Sí comparto la impresión de que Sarah es un personaje maravillosamente elaborado teniendo en cuenta todo aquello que aporta a la historia pese a su figura como “monedita de oro social”. Ella, en sí misma, completa su ciclo en pocas páginas con emociones, decisiones y un valor irracional que solo aporta el verdadero amor. ¿Valor? Dirán algunos… sí, valor para salir de casa y hacer el amor entre bombardeos, amar entre escombros cuando en casa espera la seguridad y la protección de un entorno político y económico al que no altera ni su ausencia.

Maurice, Herny… dos hombres que aman a su manera; sin escuchar, sin mirar, sin ver.  Será que soy mujer, será que comprendo y conozco el sacrificio, será que identifico la audacia de Sarah y su debilidad. Será que comprendo la fe como vía para reaccionar a la muerte. Será que me identifico con la idea de que amar (ya sea a tu esposo, a tu amante, o a Dios) no resta sino que suma. Será que conozco las dos caras de su moneda. Será por todo esto por lo que Sarah es, para mí, la mejor de toda la novela. Pese a su marabunta, pese al adulterio, pese a todo. Desde ella sí puedo coincidir con William Faulker cuando se refiere a este texto como “Una de las novelas más auténticas y conmovedoras de mi tiempo”, del suyo. Y desde ella puedo felicitar al Señor Grenne por su esfuerzo titánico en mostrarnos a Sarah, porque debió dejarse las entrañas en comprender algo tan ajeno a su propia naturaleza. Y soy consciente de que él también amaba entre explosiones, también fue valiente y estuvo  medio vivo, pero solo medio en cuanto que cedió al odio y al olvido de la emoción.

 “Algo tedioso de leer pero muy interesante de comentar.” Ana Villegas.

Como bien recogen las palabras de Ana, la lectura fue interesante, pero comentarla en el Club fue verdaderamente enriquecedor. Sois estupendas, chicas.

Gracias al Señor Greene por escribirla, a Eduardo Jordá y a Mario Vargas Llosa por traerla de nuevo a nuestras estanterías. Gracias también a Libros del Asteroide porque su toque sutil la convirtió en la novela escogida por un club de lectura que, actualmente, solo se compone de mujeres. Y gracias las chicas del Club de Lectura por dejarme su voz para componer este texto.

Aviso: para los amantes de Mario Vargas Llosa, no se os ocurra leer su epílogo antes de la novela. A no ser que no sea la primera vez que os ponéis delante de “El final de affaire”.

Publicado el Deja un comentario

Bienvenidos

¡Cómo me gusta escribir esto! Por fin, ya puedo decir que… Librería Madre Tierra tiene página Web. Llegamos con ganas de compartir experiencias, lecturas y oportunidades que os endulcen los días ¡y el carácter!

¿TE APUNTAS A NUESTRA AVENTURA? Suscríbete o Crea tu cuenta para que no pierdas ningún párrafo de nuestro diario de a bordo.

Publicado el Deja un comentario

CUANDO YO TENÍA CINCO AÑOS, ME MATÉ DE HOWARD BUTEN

Os dejo la opinión del Club sobre esta lectura.


✔️La vida te da sorpresas y Howard Buten también.


Esta es una de las observaciones que podemos hacer tras la reunión de enero de el Club de Lectura, en la que desgranamos “Cuando yo tenía cinco años, me maté”. Otra nota a favor de Blackie Books, editorial que ya disfrutamos con “Los Asquerosos”, de Santiago Lorenzo.


*Buten sabe lanzar fantasiosos dardos a los adultos. Y mantener hasta el final el misterio.(Ricard Ruiz Garzón, El Periódico)*


Creo que esta es una de las valoraciones más acertadas de esta novela. “Cuando yo tenía cinco años, me maté” es un mensaje infantil a un público adulto que necesita un código de traducción: el respeto a la diferencia y la inocencia como herramienta. Para Burt el simbolismo es literal, en su ausencia.


➡️“Se vale pedir deseos a una estrella”.


Burt ha metido la pata. Ha hecho algo tan terrible que no se puede describir el acto en sí sino las consecuencias que derivan de él, medidas en el nivel de rechazo y juicio social del que es víctima. Así, a pesar del hecho implícito de matarse, sigue vivo. Pero vivo de la forma en la que lo están las flores y no los relojes.


Howard Buten, el escritor, nos habla desde el punto de vista de Burt durante toda la novela. Solo le da voz a los adultos con la acción compulsiva del protagonista de copiar todo documento que cae en sus manos en la Sala de Retiro del Centro de Internamiento Infantil. Informes que copia sin comprender el contenido, pero que por ello no dejan de ser un esfuerzo infantil por colaborar en una terapia que ni comprende ni le compete, casi. Eso sí, os garantizo que la sencillez del razonamiento infantil no está al alcance de cualquiera, podrás no entender absolutamente nada sin necesidad de trabajarte con descripciones trisilábicas o subyugadas metamórficas. Frases cortas, vocabulario tierno y situaciones crueles. La narración de Buten consigue aquello de “mezclado pero no agitado”.


En la historia de Burt también están Jessica y Rudyard, un adulto que podría pasar por niño y que nos ofrece una de las mejores lecciones sobre las emociones que he leído nunca.


✔️➡️Es que cuando tengo miedo me pongo furioso – dice-. A todo el mundo le pasa. A veces ni siquiera se dan cuenta. La próxima vez que te pongas furioso, fíjate bien. Es muy posible que sea porque algo te da miedo…


Y lo dejo aquí, sin que sepas qué hizo Burt o si fue el miedo, o la furia, o la locura, lo que construyó su circunstancia. Ronda, en cada página, el misterio sobre “aquello que hizo a Jessica”, sobre cuan malo pudo ser. Difuminamos la consecuencia indagando sobre la culpa, porque cuando eres adulto se necesitan culpables. Sin embargo, cuando eres niño, no necesitas nada.


¿Y del título? Opinamos que no es representativo pero sí apropiado. No solo por su atracción sino por tono directo del este razonamiento concreto. El se mató, si murió o no es algo que deberemos valorar tras la lectura de esta interesante novela.


La experiencia personal del escritor juega un papel muy importante en la narración de esta historia. Solo alguien que mantiene una relación directa con su niño interior podría narrarnos esta historia, en primera persona, a través de sus doscientas páginas. La biografía de Howard Buten lo describe como psicólogo, clown (payaso) y escritor. El orden escogido habla de la humildad de su descripción y del peso del factor Mente en su novela.
No quiero pasar por alto que, precisamente hoy, junto a esta novela, nos citábamos para hablar de “El Principito”, otra novela contada por un niño pero no para niños. Nuestras impresiones y resonancias sobre las similitudes entre ambos títulos es algo que optamos por reservarnos. Quizás os lo contemos en otra ocasión. Os adelanto que os sorprenderían, y mucho.


Buten consigue que acabes la novela con grandes misterios. ¿Quién era Burt? ¿Cómo era él? Y más allá, ¿qué parte de todo lo que he leído es real y qué parte es fruto de la incontrolable imaginación de nuestro pequeño de ocho años? Por todo esto, y mucho más, t e decimos que ⤵️⤵️⤵️


LEAS A HOWARD BUTEN.


PD: Un ojo a Mimoso.


El Club de Lectura de Librería Madre Tierra.


Puedes conseguir tu ejemplar en Librería Madre Tierra o recibirlo en casa a través de Libelista siguiendo este enlace 🌐consíguelo Aquí


¿Quieres participar en el club? Escribe al número de contacto de esta página? ¿No vives en Alcalá? No importa, te queremos igual. Hacemos un Skype!!

Publicado el Deja un comentario

Fuego en el cuerpo, J.R.WARD

Phoebe Romántica 2019

bty

Es justo avisar de que mis palabras no van a ser objetivas. Es imposible cuando mi principal emoción al enfrentarme a esta autora es la admiración. Sus tramas, sus guiños, sus contextos… hablaría horas.

Fuego en el cuerpo no es una novela paranormal y, para mí, no es una novela erótica. Es amor del bueno, del que crece y madura, como sus personajes. Es una novela policíaca contada por una narradora de la emoción. Eso es justo lo que es; tensión, intriga, sentimientos, desgarro. ¿Conoces mi teoría de los cinco primeros capítulos? Pues no me moví hasta el octavo, fui al baño y volví hasta el veinticinco.

Como dice la sinopsis, Anne acaba de joderse la vida. Las presiones laborales, la jodienda personal, la ausencia de equilibrio en su día a día la guían a una mala decisión cuyas consecuencias no vivirá de forma individual; porque el amor no ocurre de uno en uno, ni la amistad, ni el compromiso ni la permanencia a un grupo suceden de forma aislada. Danny estaba allí, en el peor momento en ese instante y en el mejor para el resto de su vida (deberás leer la historia para comprenderme). J.R. Ward nos viene a recordar que todo ocurre por alguna razón, aunque la justificación pueda entretenerse en una Master Class de supervivencia, de gestión de demonios y episodios de shock postraumático. No importa, la vida te enseña igual.

Danny. Danny es la Luna enamorada del Sol. Un ser tan sensible como resistente. Una víctima del sistema políticamente correcto. ¿Un osito al que no le cabe más tragedia? Puede ser. El caso es que madura, crece. ¡Con sus dudas, su valor, el amor más grande de todos!

El guión principal de esta historia es la investigación de una serie de incendios, que habían pasado desapercibidos hasta Anne tiene que REplantearse el nivel de compromiso que supone su nueva vida. Es curioso ver que hablar es la mejor forma de escucharnos, y demostrar a otros, que eres capaz es la constatación de un éxito que desconocías. Lo sé, no estás entendiendo nada pero… yo he entendido tanto, he sentido tanto que tengo que parar para no reventarte la historia.

¿Portada? ¡Portadón! En la línea de las anteriores publicaciones de la autora y ese tono anaranjado me da esperanzas para conocer las historias de los personajes secundarios. Apuesto que Mick será azul y Jack verde… ¡ojalá! Me puede la emoción. No sé cómo ha llegado este título a Phoebe Romántica pero, para una ferviente seguidora de la autora, es todo un acierto. Su apuesta ha puesto mi atención en otras de sus publicaciones. Excelente traducción de Maria José Losada Rey que ha sabido conservar todos los detalles de la exquisita narración de Ward. No sé si los “spanglish” son acertados o no, pero a mí me gustado. Me parecía que a pesar de los nombres raros tenía a los chicos aquí cerquita.

Lo dicho, yo de mayor quiero ser J.R. Ward. Escribir así, enganchar así, documentarme así y crecer así. Sí, crecer. He notado que Ward nos ofrece otros valores en sus protagonistas. “Fuego en el cuerpo” es una novela comprometida con la mujer actual, con el hombre del futuro y con la literatura del presente.

Publicado el Deja un comentario

VOCES DE CHERNÓVIL

Dicen que ella que es la novela que se esconde tras la exitosa serie de #HBO. Sin embargo, y como he podido comprobar, es MUCHO MÁS. Svetlana Alexiévich demuestra porqué recibió el Premio Novel de Literatura en 2015; convierto los hechos en emociones y como bien dice en el subtitulo de este trabajo redacta, con testimonios pasados, la crónica del futuro de #Chernóbil.

¿Qué te vas a encontrar en #Voces de Chernóbil? Testimonios reales que sobrevuelan la fantasía de terror, el enigma político y la catástrofe social y ecológica de la que no tomamos consciencia… aunque creamos temerla.

Voces de Chernóbil es la novela escogida por el Club de Lectura Librería Madre Tierra durante el mes de Agosto. Creo que algunos de nosotros vamos a dar voz a la barbarie y a tomar conciencia de la magnitud del tiempo medido en miles de años.

¿Te animas a comentar tu lectura con nosotros? Si ya lo has leído puedes compartir tu opinión con nosotros el próximo 30 de agosto. Si está en tus lista de pendientes, esta es tu oportunidad de conseguirla con un 10% de Descuento en cualquiera de sus ediciones.